Necesita un medicamento urgente por su cáncer de cuello uterino “vale $550 mil cada dosis”

Romina González es una joven bahiense de  34 años que en enero pasado le diagnosticaron cáncer de cuello uterino. Empezó un tratamiento y no resultó, ahora está en una carrera para conseguir un costoso medicamento. La obra social PROFE hasta el momento no le cubre los costos, pasaron seis meses. Pidió ayuda a la Municipalidad, […]

25 septiembre, 2021

Por: Gisela Veronica Medina

Romina González es una joven bahiense de  34 años que en enero pasado le diagnosticaron cáncer de cuello uterino. Empezó un tratamiento y no resultó, ahora está en una carrera para conseguir un costoso medicamento.

La obra social PROFE hasta el momento no le cubre los costos, pasaron seis meses. Pidió ayuda a la Municipalidad, a la Provincia y hasta al Ministerio de Salud de la Nación  y la respuesta o es negativa o requiere de largos plazos de espera publicó La Brújula.

Elsa, su madre dio una entrevista y detalló “Me da impotencia. ¿Vos sabés lo que es que tu hija se está muriendo de dolor y que la medicación está y no son capaces de dársela porque no está la plata? A ver, ¿dónde están los derechos humanos? Déjense de joder y de hacer negocio con la salud. La medicación oncológica debería ser la más barata, no la más cara. Estás atada de pies y mano viendo cómo se te muere un hijo”.

“El problema empieza ahora, porque es una medicación que vale $550 mil cada dosis y debe tomarla cada 21 días durante tres años” destacó la mujer.

Romina recibió  el medicamento de personas que ya no lo usan o porque murieron, no obstante necesita garantizarse una provisión segura y constante.

“Siento como si me pusieran una bomba entre los brazos y no sabés cuándo te van a cortar el cable rojo, hacés una cosa y crees que esta bien y no, para atrás de nuevo. La culpa es nuestra, por no tener una fortuna para pagar un tratamiento. Ahora estoy haciendo cadetería para tener un peso, porque tengo mis deudas, es una tragedia lo que nos está ocurriendo” agregó la progenitora.

Muy molesta e impotente con la situación señaló “No vivimos en democracia, vivimos en burocracia. De secretaría a secretaría, papeles, números. Acá no se vencen los plazos de papeles, se vencen los plazos de vida”.


Temas

cáncer
joven
medicamentos

Te puede interesar