Presos amenazan de muerte al presunto femicida de Florencia Romano

"Vamos a agravar tu infierno hasta que te mueras", fueron las palabras de un preso hacia el principal sospechoso de la muerte de la joven.

20 diciembre, 2020

Por: Daiana Borda

El crimen de Florencia Romano (14) conmocionó a los mendocinos y al país entero, cuando su cuerpo fue hallado el viernes, tras estar casi una semana desaparecida. Según los resultados de la autopsia, la adolescente presentaba golpes, cortes y quemaduras.

Por el femicidio se encuentra imputado Pablo Aranciba de 33 años y su pareja, Micaela Méndez (27), ambos están detenidos en penales provinciales, pero la mujer espera noticias sobre su situación judicial, puesto que testigos declararon haber estado con ella en Luján de Cuyo, cuando Micaela era asesinada.

image.png
Pablo Aranciba y Micaela Méndez, actuales imputados por el femicidio de Florencia Romano.

Pablo Aranciba y Micaela Méndez, actuales imputados por el femicidio de Florencia Romano.

La fiscal del caso, Claudia Ríos, considera que la adolescente fue asesinada entre Aranciba y Méndez, en el domicilio de estos (Calle pasaje Berra, entre Tucapel y Padre Vázquez), en un contexto de violencia de género.

El repudio por esta pareja se esparció por la opinión del público en general, e incluso se sumaron amenazas de muerte de algunos presos, debido a la brutalidad con la que le quitó la vida a la jovencita.

El posteo que se hizo más viral, fue el de un recluso en un grupo de Facebook del barrio Escorihuela, donde Micaela Romano vivía junto con su familia.

“Ya venís en camino al infierno nuestro. Te esperamos en la cárcel los pibes del barrio Escorihuela”, comienza diciendo el amenazante mensaje. Y continúa: “Malparido, vamos a agravar tu infierno, tus gritos, hasta que te mueras. Te violaste a la amiga de mi hija”.

image.png
Una de las amenazas dirigidas al presunto femicida de Florencia Romano en un grupo de Facebook del barrio donde ella vivía.

Una de las amenazas dirigidas al presunto femicida de Florencia Romano en un grupo de Facebook del barrio donde ella vivía.

Los investigadores pudieron determinar que la joven mantenía contacto con los ahora imputados a través de la red social Instagram, y que habían arreglado un encuentro. Si bien la pareja confirmó que se habían visto, sostienen que la joven dejó su casa por la tarde del mismo día.

Estas declaraciones levantaron sospechas entre los pesquistas, por lo que arrestaron a la pareja y los trasladaron a la fiscalía de Homicidios.


Temas

joven
muerte
Romano

Te puede interesar