Policiales |

Le redujeron la pena a un homicida por tener pocos recursos

Gustavo Martínez, coautor del crimen de Santiago Blanco, sucedido el 5 de agosto de 2014 durante un asalto a la vivienda de su familia, a partir de un recurso ordinario que presentó su defensora pública, María Cristina Sadino, logró una disminución de su condena. La Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, cuya integración se completó con Daniel Pintos, Alejandro […]

18 abril, 2019

Por: Jimena Mariana Contreras

Gustavo Martínez, coautor del crimen de Santiago Blanco, sucedido el 5 de agosto de 2014 durante un asalto a la vivienda de su familia, a partir de un recurso ordinario que presentó su defensora pública, María Cristina Sadino, logró una disminución de su condena.

La Cámara Penal de Comodoro Rivadavia, cuya integración se completó con Daniel Pintos, Alejandro Defranco y Roberto Barrios, hizo lugar parcialmente al cuestionamiento del fallo del juicio de cesura y esta semana se conoció la parte resolutiva. La misma determina que se le redujo la cantidad de años que pasará en prisión el condenado, quien ya lleva cumplidos 4 años y 8 meses en la cárcel.

De los 13 años que le dictaron el 25 de noviembre del año pasado en Sarmiento, durante el segundo juicio de cesura que ordenó realizar el Superior Tribunal de Justicia del Chubut, la Cámara readecuó ese monto y lo clausuró en once años.

Los jueces del tribunal al momento de cuantificar la pena, tuvieron en cuenta la juventud del condenado, la falta de antecedentes y su escasa educación.

Cabe recordar que el crimen de Santiago Blanco ocurrió el 5 de agosto del 2014 a las 19:20 cuando  los imputados: Mariela Martínez ; su primo Gustavo Martínez y Lucas Avila Maya asaltaron a la familia Blanco, en su hogar, ubicado en La Prensa al 700.

Sorprendieron a la dueña de casa, una mujer de 78 años, le apoyaron un arma en la cabeza y la golpearon, también redujeron a su hijo Santiago Blanco (41. Los gritos de la mujer alertaron a su marido, Angel Blanco (82), quien estaba en la habitación de la parte superior de la vivienda. El hombre tomó un arma de fuego calibre 32 y bajó. Al dar la voz de alto, Avila Maya comenzó a disparar en cinco oportunidades en dirección a las víctimas y el dueño de casa alcanzó a efectuar un disparo. Los tiros dieron en la mano derecha y en una pierna de Angel Blanco, mientras que su esposa fue herida en una pierna.

En la huida, y casi desde la calle, los delincuentes efectuaron más disparos al advertir que Santiago había tomado el teléfono para pedir auxilio. Uno de los proyectiles le impactó en el abdomen.


Temas


Te puede interesar