Stábile les pidió a los pasajeros que sacaran pañuelos blancos por la ventanilla, con la intención de advertir a los demás autos para poder llegar al hospital lo más rápido posible. Agregó que cuando llegaron al hospital la mamá estaba en shock, por lo que agarró a la nena en brazos y entró a la guardia a los gritos, pidiendo por un médico. “Les conté a los médicos lo que hice y después vinieron a felicitarme”, agregó.”Todavía sigo con mucha emoción porque la bebé está muy bien de salud. Pasamos un momento muy duro. Le puse todo lo mejor de mí, lo que me salió en el momento, estoy muy tranquilo y muy contento con lo que hice”, finalizó Stábile.