Taiwán volvió a la carga contra la OMS y la acusó de ceder ante la presión del régimen chino

El ministro de Relaciones Exteriores refutó un comunicado del organismo internacional en el que afirmaba que Taipei formaba parte de la lucha contra el COVID-19 dentro de su estructura.

16 abril, 2020

Por: Ramiro Digier

El gobierno de Taiwán retomó las críticas contra la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no incluirlo en sus paneles de lucha contra el nuevo coronavirus y advirtió que cualquier invitación debe ser hecha formalmente a la administración de Taipei. La respuesta llegó luego de una conferencia de prensa en la cual el organismo internacional había asegurado que los planes de la isla para combatir el COVID-19 eran tenidos en cuenta por la institución dirigida por Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El ministro de Relaciones Exteriores, David Lee, replicó los conceptos de la OMS y advirtió, mediante su vocero, que el organismo cedía ante las presiones del régimen de Beijing. “No ha podido resistir la presión política inadecuada del gobierno chino y mantener los principios profesionales y de neutralidad para aceptar la plena participación de Taiwán”, dijo Bob Chen, portavoz de la cancillería. Agregó además que el informe de la enfermedad de la OMS todavía muestra a Taiwán como parte de China.

Desde el inicio de la pandemia -la que Taipei denunció desde un principio ante la institución- el gobierno taiwanés fue dejado de lado por las autoridades sanitarias y no se le permitió participar de paneles globales para luchar contra el brote del coronavirus Sars-CoV-2. “El ministerio enfatiza que el sistema de salud completo y sólido de Taiwán, así como su exitosa experiencia en la prevención de enfermedades, lo convierten en un socio indispensable para que la OMS logre su objetivo de ‘salud para todos’”, añadió Chen.

En febrero, el gobierno democrático de Taiwán ya había advertido de la posibilidad de compartir sus conocimientos con los profesionales de la OMS como consecuencia de su cercanía con el régimen comandado por Xi Jinping. “Taiwán no está gobernada por China y, por tanto, no debería ser considerada como una zona infectada”, había dicho otra portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Joanne Ou, en una conferencia de prensa el 18 de febrero pasado. “Instamos a la OMS a que sea profesional y neutral: rompan con el reclamo irracional de China. No sean secuestrados por China”, señaló.

Pero el escándalo creció en los últimos días y Taiwán decidió hacer públicos los correos electrónicos que había enviado a la Organización Mundial de la Salud en los que advertía sobre el incipiente brote de un nuevo tipo de neumonía que se había comenzado a observar en Wuhan, China, desmentido por la OMS. Sin embargo, el Centro para el Control de Enfermedades de aquel país emitió un comunicado en el que revelaron el contenido y la fecha de envío de la carta. “En respuesta a la negación de la OMS de que Taiwán alguna vez la alertó sobre la posibilidad de transmisión de COVID-19 de persona a persona, el Comando Central del Centro Epidémico” reveló el contenido de aquellos correos.

“Los Centros para el Control de Enfermedades de Taiwán (CDC, por sus siglas en inglés) se enteraron por fuentes en línea de que había habido al menos siete casos de neumonía atípica en Wuhan, China. En China, el término ‘neumonía atípica’ se usa comúnmente para referirse al SARS, una enfermedad transmitida entre humanos causada por el coronavirus”, comienza el comunicado.


Temas

coronavirus
muerte
Salud

Te puede interesar