El ladrón acusado de matar al kiosquero, lloró y pidió “no me pidan perpetua”

El asesinato del kiosquero, Roberto Sabo  de 45 años conmociona el país. Este lunes se negó a declarar el detenido por el hecho.  El ladrón Leandro Daniel Suárez (30), está acusado de haber disparado contra la víctima de inseguridad. El fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza  […]

9 noviembre, 2021

Por: Gisela Veronica Medina

El asesinato del kiosquero, Roberto Sabo  de 45 años conmociona el país. Este lunes se negó a declarar el detenido por el hecho.  El ladrón Leandro Daniel Suárez (30), está acusado de haber disparado contra la víctima de inseguridad.

El fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza  imputó a Suárez por “homicidio agravado criminis causae y por el arma”, “robo calificado -dos hechos-“, “hurto de vehículo”, “portación ilegal de arma de fuego de uso civil”, esto “agravado por la participación de un menor”, un delito que prevé la pena máxima.

 

 

Según publicó Clarín, el demorado se largó a llorar y pidió “Por favor no me pida la perpetua, me quiero morir”. Tras los trámites de rigor, el fiscal solicitó que le hicieran una pericia para determinar si fue quien disparó el arma que mató al kiosquero.

 

“Lo mataron por trabajar”

El lunes en la tarde vecinos de Ramos Mejía marcharon en reclamo de Justicia por el asesinato de Roberto Sabo. Los hijos del kiosquero estuvieron presentes y hablaron sobre su padre y la inseguridad en la zona.

 

En diálogo con TN, uno de los hijos de la víctima de homicidio manifestó: “Todo el mundo lo amaba y viene un hijo de puta y nos arruina la vida a todos”. Y agregó: “Desde que tengo uso de razón hay inseguridad acá en Ramos Mejía, toda la vida le tuve miedo a la muerte. Quiero que pongan más seguridad”. “Después se quejan de que los pibes se van del país pero no hacen nada para que se queden. Yo ya me quiero ir del país, ¿Qué más quiero acá”, sentenció.

 

Nicolás, el otro hijo del kiosquero asesinado, consideró que a su papá “lo mataron por trabajar”, que “en un minuto te cambia todo”. Por último, también afirmó que la inseguridad en Ramos Mejía es insostenible y que “nadie hace nada”.

 

Ayer el padre del trabajador asesinado también se había referido a la situación de extrema inseguridad: “Todos los días hay muertos. Se acuerdan de los 30 millones que desaparecieron (sic). Ojalá que vengan los militares y maten a todos estos hijos de puta. El ejército a la calle. Si los políticos quieren gobernar al país, que gobiernen, pero hay que armar al ejército”.


Temas

kiosquero
ladrón
Prisión Perpetua

Te puede interesar